martes, 1 de abril de 2014

Yo, que soy un animal,

que no entiendo de nada, que todo me sale mal

te tuve 100 días dentro de mi cama, 

no te supe aprovechar.

Ando perdido pensando que estás sola

y pude haber sido tu abrigo.

Cuelgo de un hilo,

rebaño las sobras que aun quedan de tu cariño.

Yo, que me quiero aliviar escribiéndote un tema,

diciéndote la verdad,

cumplo condena por ese mal día haberte dejado marchar...

Yo, pienso en aquella tarde cuando me arrepentí de todo

daría, todo lo daría por estar contigo y no sentirme solo.

A ti, que te supo tan mal que yo me encariñara con esa facilidad,

que me emborrachara los días que tú no tenías que trabajar.

Era un domingo, llegaba después de tres días comiéndome el mundo,

y todo se acaba, dijiste mirándome... qué ya no estábamos juntos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario