lunes, 31 de marzo de 2014

¿Sabéis lo más gracioso?
Yo en el instituto siempre suspendía la parte de literatura, la de poesía
pero sinceramente desde que lo conocí no hay cosa más interesante
que esa maldita poesía que me hacia suspender, y sus características.

No se me viene otra cosa a la cabeza cada vez que me acuerdo
de cómo suele sonreír cuando está abrazándome, 
y eso hacerme caso que se podría caracterizar como poesía, joder.