domingo, 6 de octubre de 2013

Y entonces pasa, pasa que ya no quieres otros besos, ni quieres otros abrazos, no quieres que nadie más te acaricie de esa manera ni que aparezca otro que pueda llegar a hacerte sentir algo parecido.
Ya no quieres escuchar otra voz diciéndote 'te quiero' ni que nadie te mire y sonría así. No quieres abrir los ojos en medio de la noche y encontrarte a nadie más, ni despertarte y no verle. Sólo quieres que cualquier madrugada sea a su lado.
No quieres ni te hace falta nada ni nadie más.

No hay comentarios:

Publicar un comentario