domingo, 6 de octubre de 2013

Y... ¿Sabéis que me decía? Me decía que pasara lo que pasara no me enamorara de él, que no quería hacerme daño... Yo eso no lo veía justo, es difícil controlar lo que sientes, ¿sabes? Pero él no opinaba lo mismo. Es difícil no enamorarte de la persona con la que compartes besos, bancos, incluso sábanas, es muy difícil. ¿A dónde vamos a llegar sin tener la meta de poder enamorarnos? Pienso que a ningún lado.
Y entonces pasa, pasa que ya no quieres otros besos, ni quieres otros abrazos, no quieres que nadie más te acaricie de esa manera ni que aparezca otro que pueda llegar a hacerte sentir algo parecido.
Ya no quieres escuchar otra voz diciéndote 'te quiero' ni que nadie te mire y sonría así. No quieres abrir los ojos en medio de la noche y encontrarte a nadie más, ni despertarte y no verle. Sólo quieres que cualquier madrugada sea a su lado.
No quieres ni te hace falta nada ni nadie más.

miércoles, 14 de agosto de 2013

Que tus recuerdos empiezan a sonar a despedida.

Tal vez no se quedó conmigo porque le daba miedo darse cuenta que yo lo quería como él no sabe quererse, aunque yo no veo nada malo en querer a una persona como se merece.
A veces me gustaría no haberte conocido nunca. 
Porque entonces podría dormir por las noches, sin saber que hay una persona como tú.

,

"Esto es sin compromiso si él sabe lo que siente y yo sé lo que 

siento,las palabras se la lleva el viento''


sábado, 6 de julio de 2013

.

Y hoy puedo decir que, desgraciadamente, he vuelto a la rutina de echarte de menos y no echarle cojones. No hay día que no me muera de ganas por volverte a ver y poder al fin decirte todo lo que me está pasando que creo que ni te lo imaginas. Siempre pienso que estas cosas son tonterías, es decir... ¿cómo se puede echar de menos a alguien que nunca has tenido? O quizás si lo has tenido pero no seriamente, ya me entiendes... típicas noches 'locas', que a lo mejor para ti no son tan locas y pasan a ser incluso importantes. Eso realmente te destroza, ya que ese alguien puede pasar a ser importante, insustituible para ti y que tú para ese alguien seas solo una más para apuntar en su colección.

jueves, 4 de julio de 2013

..

Y claro que me acuerdo de aquello que te prometí. Que iba a olvidarte nada más giraras aquella esquina y no iba a recordar tus besos en ningún momento porque no te lo merecías... Bueno, aquello que dije de que no te lo merecías iba enserio, y sigo pensándolo pero inconscientemente la primera parte nunca he podido cumplirla.

jueves, 30 de mayo de 2013

Y ahora mira qué desastre.Yo, que no sé hacer otra cosa que hablar de amor, me has dejado sin la capacidad de hacerlo. 
Él la miraba de una manera... de esa manera que todas las chicas del mundo habrían querido que les miraran.

martes, 21 de mayo de 2013

Que no veas como escuece soñar con tu piel y no poder tocarla.

domingo, 19 de mayo de 2013

Supongamos que te echo de menos... ¿Volverías? Supongamos que...no hay día en que no me acuerde de ti, y cada vez que te pienso tenga que distraerme para poder parar. Supongamos que me atrevo a decirte algo. ¿Reaccionarías? ¿Crees que merece la pena empeñar mi orgullo? ¿Empeñar la poesía? Supongamos.. que desaparece aquel mes, aquel fin de semana. Supongamos que aquello no acabó conmigo. Y ahora... ahora yo supondré que tú aún no me has olvidado, que no has borrado ni una sola fotografía mía, ni un solo mensaje.. ni una sola carta.. que tu intención no era la de alejarme matándome poco a poco. Que aun queda esperanza, que no la hemos desperdiciado toda... ¿Marcarías mi número? Son las cuatro de la mañana de cualquier día de enero y es tu silencio el único que ahora me despierta al caer la noche. Es tan difícil conciliar el sueño después de habértelo regalado a ti. A veces pienso en llamarte, o escribirte para que me lo devuelvas. Echo tanto de menos a la persona que solía ser antes de conocerte, antes de convertirme en la mitad de todo, de nada. 

Sin ti me sobran la mitad de todos mis cigarrillos, los cinco minutos de más después de apagar el despertador, una cucharada doble de azúcar en el café, media botella de butano al ducharme. Me sobra la mitad de la cama, de la almohada, del sofá. Sin ti las películas las veo enteras y leer antes de cerrar los ojos ha dejado de ser mi estrategia para que me quitaras el libro, y siguiéramos con la poesía debajo de las sábanas.

Y sin embargo, te fuiste. Y a mí solo me queda suponer que a ti también te sobran las mismas mitades que a mi, que tú también echas de menos mis manos cuando tienes frío.
Sigo parándome delante de cada tienda de libros viejos, pero ahora sin ti, por si te viera pasar. Sigo notando tu nombre en mi nuca cada vez que me recojo el pelo. 

Ojalá decir que te grabaste en mi piel a fuego fuera solo una metáfora más. Ojalá decir que te llevaste mi corazón... no fuese tan real. Lo echo de menos, ¿sabes? echo de menos oírlo latir al otro lado de mi pecho. Acunarlo por la noche y leerle a Salinas para que cogiera el sueño.

Mi amor, léele a Salinas, que solo él sabe describir en verso, lo mucho que a ti... también te echo de menos...

BY: MÓNICA GAE.

miércoles, 13 de febrero de 2013

Bueno, creo que ya he aguantado demasiado. Creo que es hora de decirte algo y que también la es para que tu la escuches. A lo mejor después de esto se acaba nuestra amistad, el mundo... o incluso a lo mejor me acabo yo, pero necesito decírtelo. Creo que te quiero. Te quiero porque no aguanto que pases por mi lado sin mirarme y que segundos después te gires para comprobar si estaba mirándote mientras te largabas, te quiero porque cuando me sonríes me alegras el puto día aunque me hayan hecho la putada más jodida de la historia, te quiero porque no aguanto que me mires a los ojos más de cinco segundos porque me vuelvo loca imaginándome lo que podrías estar pensando, te quiero porque también me vuelve loca cuando te sientas a mi lado, cuando pasas y me dedicas una sonrisa, incluso te quiero cuando te enfadas conmigo. Y por mucho que me haga la dura ignorando tus abrazos con otras chicas, por mucho que pase por tu lado riéndome a carcajadas, nada es lo mismo si tú no estás. 
Tengo que decirte que no hay nada más bonito que tu sonrisa.
Sinceramente, no se puede ir con esa sonrisa y esos ojos por ahí sin hacer daño. Cualquier gesto, cualquier palabra e incluso cualquier mirada que tenga que ver contigo te hace sentir especial. Siempre pasa eso, aunque no queramos pensamos que lo somos, que piensa en nosotras cada vez que se da la vuelta y se aleja de ti. La verdad es que cada vez que me mira siento como si no existiera nadie más. Me entendéis, ¿no? Cada sonrisa suya es un motivo más para seguir adelante y cada roce de su mano con la mía me hace volverme completamente loca. No se si vosotros habréis tenido esa sensación de que vuestro estado de ánimo dependa completamente de su actitud  de como se comporta contigo y con los demás. De como te mira cada vez que le llamas, incluso de cuando te mira cuando no lo haces. Esas miradas para mi son las mejores, cuando tus ojos se van directamente a una persona, y que casualidad que sea él, ¿verdad?